Todo es f el ic i dá.

Todo         es     f el  ic i  dá.
Bienvenido a TODO ES "FELICIDÁ", blog oficial del artista plástico, escritor y poeta Jack Babiloni.

Jack Babiloni gana el XV Concurso Literario Internacional FILANDO CUENTOS DE MUJER (Langreo -Asturias-, ESPAÑA), con su obra "Ónices de peluche esquivando félidos aparentemente aletargados"

De izda. a dcha.:
Almudena Cueto (directora del instituto asturiano de la mujer), Jack Babiloni y Asunción Naves (presidenta del colectivo sociocultural Les Filanderes).

Los dos jurados (preselección y premiación) del XV Concurso Internacional de Relatos Cortos Filando cuentos de mujer, reunido en noviembre de 2016 en Langreo -Asturias- (ESPAÑA), tras las oportunas deliberaciones y votaciones previas, y entre los casi dos centenares de obras presentadas a concurso desde los cinco continentes, acordaron conceder el PRIMER PREMIO de esta edición a la obra Ónices de peluche esquivando félidos aparentemente aletargados, de Jack Babiloni. El jurado valoró positivamente la continuidad del certamen en el que cada año se dan cita reputados autores del panorama literario internacional.

Jack Babiloni recibe el premio de manos de Jesús Sánchez (alcalde de Langreo).
 
De izda. a dcha.:
Jesús Sánchez (alcalde de Langreo), C. Martí, Almudena Cueto (directora del instituto asturiano de la mujer), Jack Babiloni y Asunción Naves (presidenta del colectivo sociocultural Les Filanderes).

Jack Babiloni agradeció el premio haciendo lectura de un discurso que glosaba la inmensa relevancia internacional del colectivo sociocultural de mujeres Les filanderes, ampliamente reconocido y respetado en todo el mundo desde hace casi dos décadas.

Hasta la fecha (noviembre de 2016) a Jack Babiloni le han sido otorgados 46 premios, distinciones y galardones en Europa, Asia y América (ora por su obra plástica, ora por su obra literaria, ora por ambas).

 De izda. a dcha.:
Almudena Cueto (directora del instituto asturiano de la mujer), Jack Babiloni y Asunción Naves (presidenta del colectivo sociocultural Les Filanderes).

A continuación (en azul) puedes acceder al discurso del que Jack Babiloni hizo lectura el viernes 18 de noviembre de 2016 en Langreo -Asturias- (ESPAÑA), como respuesta de aceptación de dicho premio:

 Jack Babiloni en el momento de pronunciar el discurso de agradecimiento del premio.

"Asociación sociocultural Les filanderes, excelentísimo alcalde de Langreo, directora del instituto asturiano de la mujer, medios de comunicación acreditados, autoridades, damas y caballeros,

escribí Ónices de peluche esquivando félidos aparentemente aletargados con la pretensión de homenajear el deseo de conocimiento infuso en toda criatura, humana o no, unido al siempre precario y naíf acercamiento del ser humano a la muerte, prójima o propia, humana y no humana. Es un cuento que habla de nuestros siempre escasos recursos ante la irrefutable perspectiva de una desaparición sin dejar rastro, como esa estela marítima que nadie recuerda apenas cinco minutos después del paso del barco que la dibujó, y la implícita ironía albergada en pretender vivir con prointención de eternidad. Tengo para mí que el arte –en general– y la literatura –en particular– solo cobran sentido en tanto que consiguen descifrar el conflicto del corazón humano frente a sí mismo y, por supuesto, elucidar hasta dónde es capaz una vida de ingresar en los únicos actos que merecen la pena: los que arrancan de la integridad y, con evidente denuedo, se proyectan hacia ella con dignísima terquedad. En 1984, cuando contaba 14 años, sentí por vez primera la necesidad de escribir con intención literaria, pero al mismo tiempo me juré no estructurar ni una sola línea hasta que encontrara la forma de satisfacer esta pulsión a través de un código que aunara la intención sorpresiva argumental con una cierta cristalización estética que, en definitiva, es aspiración de todo aquel que se dedica a tareas artísticas con un mínimo de seriedad. En el verano de 1991, hace ahora 25 años, creí haber encontrado eso. Hablo de lo que los semiólogos han dado en llamar la voz, que no es más que redactar lo que toda la humanidad ya ha dicho en los últimos seis milenios, pero de otra manera; esto es, de contar el mismo fondo con otra forma, de modo que esta modifique no solo cómo hasta entonces se dijeron las cosas sino, por evidente inferencia, que esta estrenada prosodia provoque nuevos significados en lo que quiso decirse. Todo ello, obviamente, con todos los vientos de cara. Ónices de peluche esquivando félidos aparentemente aletargados sigue, 25 años después de la primera palabra que con esta solicitación me animé a convocar sobre un papel, las incontrovertibles lindes que delineé en aquel ya lejano 1991: las que mecen la insoportable belleza que reside en la asunción poética de la finitud humana, de su maravillosamente triste sensación de abarcar siempre muy poco y, sobre todo, de la preciosa batalla que mora en pretender rebautizar el mundo cada día. Esa es, a mi humilde entender, la tarea del escritor, y en estos veinticinco años sigo esa senda con la machacona insistencia de quien sabe que solo lo utópico merece ser tenido en cuenta. A mi literatura, si me permiten la expresión, y a servidor mismo, les han sucedido muchísimas vicisitudes en este último cuarto de siglo. Antaño manuscribía y luego mecanografiaba lo escrito; hogaño casi siempre tecleo mis obras directamente a ordenador. Entonces escribía sobre la factibilidad de pergeñar utopías y hoy escribo sobre la delgada línea roja tras la vida pretendiendo ponernos, fiera y cotidianamente, en nuestro sitio. Hoy tengo el honor de recibir este premio porque las mujeres del colectivo sociocultural Les filanderes –internacionalmente reconocidas desde hace décadas como luchadoras por la excelencia educativa, por la denuncia y la erradicación del terrorismo machista y por el exquisito cuidado hacia la elegancia obligada de cualquier aspecto de ese crisol que hemos dado en llamar el mundo femenino– han tenido a bien, por jurado interpuesto, reconocer que mi obra camina por estos senderos, y es en ellos donde buscó el porqué de decirse y el cómo de fraguar lo dicho. Permítanme que, llegados a este punto, les participe una confesión. Cada uno de enero elijo a qué concursos literarios del año entrante habré de presentar mis obras tanto narrativas como poéticas y, en un arranque de siempre atarantadas esperanza o ilusión, juego al incruento delirio de imaginar que sería conmovedor que el nombre de servidor figurara en el elenco de distinguidos con tal o cual premio de cual o tal concurso, trascendiendo así las evidentes lindes de ganar un premio para internarme en las de ganar ese premio en concreto. Este que hoy tengo el honor de recibir es, sin duda, ese premio, por las razones que ya he intentado especificar, pero, además, por una que juzgo inopinablemente sustancial: lo recibo de manos de unas mujeres por las que siento una admiración sin límites, fisuras o contras, mujeres que reconozco como familia generacional de mi misma madre, que en paz descanse, pero, sobre todo, con sus mismísimos valores de inquebrantable homenaje a la única virtud abstracta que, cualesquiera que sean sus tumbos vitales, jamás puede ser arrebatada a un ser humano (la dignidad) y en la absoluta seguridad de que damas como Les filanderes resubrayan la premisa que la ovetense Julia Conesa, 19 años, modista y una de Las trece rosas, dejó escrita para su familia antes de ser fusilada aquel infausto 5 de agosto de 1939 frente a una tapia del madrileño Cementerio del Este. Son ustedes, filanderes, mujeres que en 2016 siguen enarbolando esa bandera cada día, donando libros, dramatizando textos de autoría propia o prójima, creando iniciativas de apoyo a los sempiternamente desoídos tanto en lo social como en lo cultural u organizando conferencias sobre el bendito oficio de vivir con el cada día más proscrito marchamo de la honradez. Ustedes son las que hoy me entregan este premio, que servidor quiere entender como estrictamente adscrito a una forma de literatura que bucea por aguas sobre las que lo hace aquella sucinta carta de Julia Conesa: Madre, hermanos, con todo el cariño y entusiasmo os pido que no me lloréis nadie. Salgo sin llorar. Me matan inocente, pero muero como debe morir una inocente. Madre, madrecita, me voy a reunir con mi hermana y papá al otro mundo, pero ten presente que muero por persona honrada. Adiós, madre querida, adiós para siempre. Tu hija, que ya jamás te podrá besar ni abrazar. Que mi nombre no se borre de la historia. Hoy les expreso mi más oceánico agradecimiento, damas filanderes, por permitirme el lujo, el honor y el privilegio de que mi nombre quede de aquí en adelante eternamente unido a la afortunada gavilla de galardonados con este magnífico premio.
Damas filanderes, les quedo muy reconocido.
Feliz vida a todos los presentes y sus familias y muy buenas tardes
".

De izda. a dcha.:
Jesús Sánchez (alcalde de Langreo), C. Martí, Almudena Cueto (directora del instituto asturiano de la mujer; Jack Babiloni y Asunción Naves (presidenta del colectivo sociocultural Les Filanderes).

A continuación, puede consultarse el acta oficial de concesión del premio a Jack Babiloni.

Jack Babiloni gana el Segundo Premio del IV Certamen Internacional de Microrrelatos "San Silvestre Salmantina"

El jurado del IV Concurso Internacional de Microrrelatos San Silvestre Salmantina, reunido el día 10 de noviembre de 2016 en Salamanca (España), tras las oportunas deliberaciones y votaciones previas, acordó conceder el segundo premio de esta edición a la obra Olvidé comprar calabacines, de Jack Babiloni, entre 170 relatos presentados. El jurado valoró positivamente la continuidad del certamen en el que cada año se dan cita destacados microrrelatistas del panorama literario.

(Acta del jurado, aquí).

Hasta la fecha (noviembre de 2016) a Jack Babiloni le han sido otorgados 45 premios, distinciones y galardones en Europa, Asia y América (ora por su obra plástica, ora por su obra literaria, ora por ambas).

Este es el relato premiado:

Olvidé comprar calabacines
Primera zancada. Pienso en la condena de recordar hasta lo ínfimo. Kilómetro uno. Olvidé comprar calabacines. Kilómetro dos. Bob Dylan no contesta. Kilómetro tres. Medio corazón del país anda encogido por que Chenoa y Bisbal canten juntos, quince años después. Kilómetro cuatro. Todos los humanos atacados por tiburones coinciden siempre en afirmar que el mordisco nunca es doloroso. Kilómetro cinco. Bebe, bebe; atento a los electrolitos. Kilómetro seis. El canto del pato no tiene eco. Kilómetro siete. ¿Cuánto me quedará de pensión? Kilómetro ocho. Me digo: Vigila la diaforesis. Kilómetro nueve. Messi se tiñó de rubio platino. Cruzo la meta. Recojo la presea. Sonrío a los fotógrafos. Bajo del pódium. Sigo corriendo hasta el geriátrico. Mamá me espera sentada bajo aquel precioso plátano de sombra. “Bonita medalla, joven. ¿Me dejará desenvolverla? ¿Compartimos a medias su chocolatina?” Vuelvo al kilómetro cero. Pienso en la condena de no recordar.

"ARTE TERAPÉUTICO Y EXPRESIÓN NO CANÓNICA", conferencia dictada por Jack Babiloni en el Ilustre Colegio de Médicos de Madrid



Auténticos placer y honor para servidor haber impartido mi conferencia "Arte terapéutico y expresión no canónica" en el Ilustre Colegio de Médicos de Madrid.

Muy agradecido al Consejo Estatal de Estudiantes de Medicina -y, más en concreto, a su División de Formación-, por su amable invitación.

Exordio de Jack Babiloni a propósito de la perentoria abolición del tauricidio



"Vivimos en una sociedad -panuniversal- dolorosamente antropocéntrica. Ello se recalca y resubraya cada vez que un torero muere mientras practica la tortura extrema con pretensión tauricida. Habría que aprovechar esta ocasión -primer torero que muere en un campo de exterminio de hervíboros en lo que va de siglo- para reactualizar el debate acerca de la aberrante involución que supone seguir manteniendo una tradición sanguinaria basada en la altamente improbable muerte de humanos y el aplastantemente mayoritario holocausto de no humanos. Se da la circunstancia, además, de que los bóvidos -por su evidente etología rumiante- carecen de pretensión asesina; no así los toreros, cuya "vocación" (sic) reside en la entronización del salvajismo y la barbarie como herramientas de exterminio (inconcebiblemente) legalizado. Más allá de estériles retruécanos antropológicos, trampas mitológicas y justificatorias sandeces simbólicas y culturalistas, el #tauricidio es -sencillamente- un constructo inmoral con zafias pretensiones de lectura heroica. Me permito recordar, por enésima vez, que este desalmado hábito humano no es -en modo alguno- una manifestación cultural, sino civilizatoria -al tiempo que incivilizada-, por razón obvia: el rasgo troncal de cualquier manifestación cultural reside en la elevación espiritual por medio de la excelencia ética, extremo axiomático -por inopinable-. Resulta vacuamente memo pretender parangonar la sublimidad de un fresco de Giotto, de una escultura de Miguel Ángel, de un lienzo de Picasso, de una sinfonía de Mahler o de un libro de filosofía estoica con la mezquina exaltación incompasiva que supone este indefendible hábito matarife. Es por esto por lo que cada vez que un tauricida muere presa de su errática propensión asesina, siempre es un buen momento para avivar la imperiosa obligación de abolir el tauricidio para siempre, ya que -por inversión argumental- el constante holocausto de rumiantes inofensivos por parte de profesionales de la muerte no parece cundir -de igual manera- sobre las potencialmente empáticas conciencias humanas que, en el caso de los filotauricidas son, bien se sabe, anestesiadamente irreceptoras de semejantes parámetros compasivos.

Cada vez que muere un #tauricida “en funciones” (sic), los mass media se cuajan de loas, églogas u odiseas -según los casos- tendentes a exigir respeto por una "actividad" (sic) profesada por humanos de analfabetizada propensión moral y casi unánime carácter iletrado, todas ellas inequívocas fallas formativas que pretenden ser sublimadas a través del enriquecimiento ilícito -pero aún bochornosamente legal- que supone anteponer la avaricia y el ansia económicas a la obligada prerreflexión exigible a todo humano que vive a costa de la explotación, la cosificación, la tortura y el holocausto de inofensivos seres sintientes.

El último tuit que dejó escrito el torero fallecido -4 de julio- ("con la mente puesta en #Teruel #FeriaDelAngel #Sábado #9J #SeguimosAvanzando #TVMadrid #TVCasillaLaMancha") demuestra su talante de absolutamente errónea ideación heroica, y trasluce claramente su total incompasión hacia sus incruentas víctimas herbívoras futuribles, y su terrible satisfacción -en forma de etiquetas- por el hecho de que este evento #tauricida fuera a ser retransmitido por Telemadrid -en su enésimo abuso de atribuciones contra toda norma deseable en cualquier televisión pública, por su obvia obligación educativa y pedagógica (la no defensa de espectáculos sanguinarios y éticamente indecentes).

Parece buen momento para recordar que lo que hoy todos los mass media recogen como desgracia no es sino el hecho colateral diferencial entre el salvajismo humano y la infinitesimal probabilidad de deceso de los toreros, lo que nuevamente confirma el arbitrario epíteto de "oficio de riesgo" a lo que no es más que una orquestadísima ritualización secular de la encerrona como hábito de exterminio de los humanos contra indefensos rumiantes acorralados.

Existe una inalienable obligación ética que consiste en el no cercenamiento de vida sintiente -humana o no-, basamento fundacional de cualquier filosofía, epistemología, ontología, etnología y antropología con vocación no involucionada.

Desde que comenzó el tercer milenio, el tauricidio ha sido el culpable en #España de alrededor de 72.000 asesinatos de hervíboros -a razón de unos 4.500 anuales, no sólo en cosos de exterminio sino también en "tradiciones populares" (sic)-, y –ayer- del fallecimiento de un matarife.

Hoy es buen momento para exigir la inmediata abolición del #tauricidio, una vejación secularmente ritualizada que aboga por el enquistamiento de la incompasión, la inempatía y la inmoralidad como fustes educativos, pedagógicos y culturalistas.

No.

La cultura y el arte son otra cosa.

Estos trabajan hacia la impecable eternidad ética.

El tauricidio es sólo holocausto regodeado.


Descansen en paz los 72.000 sagrados toros asesinados en España en lo que va de siglo, y descanse en paz también Víctor Barrio, este humano que murió ayer sosteniendo -por inconcebible que resulte (ver vergonzosa foto anexa)- que el asesinato de no humanos puede ser considerada vocación respetable en un mundo que camina, inexorablemente, hacia la impecabilidad ética.

Mis condolencias a las 72.001 familias afectadas
".

#GoVegan 
#StopTauricidio

Jack Babiloni,
domingo 10 de julio de 2016



DECLARACIÓN OFICIAL de Jack Babiloni A PROPÓSITO DEL DESMANTELAMIENTO DEL ANDAMIO UTILIZADO POR EL AYUNTAMIENTO DE MADRID PARA DESTRUIR SU OBRA "TODO ES "FELICIDÁ""



"
Hoy, 25 de mayo de 2016, el Ayuntamiento de Madrid ha retirado el andamio que ha venido utilizando desde el 18 de abril de 2016 hasta el día de la fecha para destruir mi obra TODO ES "FELICIDÁ", gestada en la más absoluta LEGALIDAD en 2008 -licencias pedidas y tasas pagadas-, y loada unánimemente en todo el octenio que estuvo en pie (2008-16) por expertos artísticos, económicos y empresariales de los cinco continentes, amén de ser emblema internacional de Madrid desde que mi gigantesco fresco fue presentado al público mundial (mayo, 2008).

La decisión de destrucción de mi obra TODO ES "FELICIDÁ" por parte del Ayuntamiento de Madrid constituye, pues, un acto de reprobables y aberrantes erostratismo e iconoclasia, circunstancias ambas sólo acaecibles en sociedades involucionadas y decadentes.

El expediente contra TODO ES "FELICIDÁ" resulta, pues, absolutamente improcedente y falaz, y su consecuencia -la destrucción de mi obra- un acto de vandalismo institucional.

38 días después del comienzo de la destrucción de mi obra TODO ES "FELICIDÁ" por parte del Ayuntamiento de Madrid, ni uno solo de los miembros de su equipo de gobierno ha tenido la elegancia de dirigirse a servidor para notificarme esta errónea, errática e inefable decisión, pese a las decenas de peticiones de audiencia que servidor ha solicitado para personarse en el Ayuntamiento de Madrid en relación con este extremo.

Dicho todo lo precedente, me pongo por enésima vez a disposición del Ayuntamiento de Madrid para crear una obra semejante a la destruida por él, TODO ES "FELICIDÁ", en idéntico inmueble o en otro de exactas tipología y singularidad urbanísticas (siglo XIX o pretéritos), siempre que el mecenazgo privado así lo posibilite. Es sabido que desde el comienzo de mi actividad artística internacional -hace 25 años- servidor no admite que sus honorarios sean pagados JAMÁS con dinero público, como es natural.

A buen seguro que el Ayuntamiento de Madrid está dispuesto a enmendar de inmediato su gravísimo error de destrucción de mi obra TODO ES "FELICIDÁ", allende sus falaces y sempiternas explicaciones satélites acerca de ello.

Jack Babiloni, 25 de mayo de 2016".

El artista internacional Jack Babiloni declara: "Volveré a crear una gigantesca obra de arte público en Madrid -semejante a TODO ES "FELICIDÁ" (2008), si cabe aún más inspiradora, eufórica y solar- en cuanto cualquier mecenazgo PRIVADO así lo posibilite"

"Volveré a crear una gigantesca obra de arte público en Madrid -semejante a TODO ES "FELICIDÁ" (2008), si cabe aún más inspiradora, eufórica y solar- en cuanto cualquier mecenazgo PRIVADO así lo posibilite (es sobradamente conocido en todo el mundo en el último cuarto de siglo (1991-2016) que servidor jamás acepta recibir honorarios procedentes de fondos públicos de ningún país del mundo, por razones obvias).

La iconoclasia institucionalizada constituye -ontológica, antropológica y etnográficamente hablando- siempre errática, aberrante e indefendible decisión.

Con la destrucción de los 1000 metros cuadrados de mi fresco TODO ES "FELICIDÁ" (2008) por parte del Ayuntamiento de Madrid (el actual y el precedente) -con la silente anuencia de la Comunidad de Madrid y su Dirección Gral. de Patrimonio-, Madrid acaba de arrasar un icono artístico de su patrimonio unánimemente loado y glosado por expertos artísticos, empresariales, económicos y turísticos de los cinco continentes en el octenio en el que mi obra estuvo en pie (2008-2016), redemostrando por enésima vez el desprecio de los gestores públicos españoles contemporáneos hacia los trabajadores de la cultura y, lo que es más luctuoso aún, cercenando el derecho que a todo ciudadano planetario asiste de disfrutar de la cultura GRATUITA y a pie de calle, extremo contemplado y respetado por toda sociedad con vocación indecadente y no involucionada.

Olvidemos el erostratismo institucionalizado. El futuro respira recreación.

Por cada destrucción, un renacimiento.

TODO ES "FELICIDÁ" ya es -por mor de su infefable destrucción por parte del Ayto. de Madrid- un inveterado recuerdo artístico, emocional y espiritual para todo viandante con vocación de mirada poetizadora, pero mis obras por venir lucen intactas.

Hoy, más que nunca, TODO ES "FELICIDÁ"".

 Foto:
Jack Babiloni en el proceso de creación de THE SUCCESS OF LYRICAL JOY (Manresa, España, 2011)

 Foto:
Jack Babiloni en el proceso de creación de TODO ES "FELICIDÁ" (Madrid, España, marzo 2008)

#JackBabiloni
#TodoEsFelicidá

Nota oficial del artista Jack Babiloni una vez perpetrada la inconcebible destrucción de su gigantesco fresco TODO ES FELICIDÁ por parte del Ayto. de Madrid y la silente anuencia de la Dirección Gral. de Patrimonio de la Comunidad de Madrid y el equipo de gobierno de la propia Comunidad de Madrid




"La iconoclasia institucionalizada sólo es propia de sociedades involucionadas y decadentes. El vandalismo de los gestores públicos hacia mi obra TODO ES "FELICIDÁ" (2008) sólo redemuestra el sempiterno desprecio de los políticos españoles contemporáneos hacia los trabajadores de la cultura. Por otra parte conviene no olvidar que gestando y creando mi enorme fresco TODO ES "FELICIDÁ" servidor alumbró una obra PÚBLICA; de aquí se infiere, como resulta obvio, que con su destrucción se pisotea el derecho que a todo ciudadano -residente o forastero- asiste, de disfrutar del arte y la cultura de manera GRATUITA y a pie de calle en cualquier latitud geográfica planetaria.
Con la destrucción de TODO ES "FELICIDÁ" (por parte del Ayuntamiento de Madrid y la elíptica y silente anuencia tanto de la Dirección Gral. de Patrimonio de la Comunidad de Madrid como del equipo de gobierno de la propia Comunidad de Madrid) se cristaliza un indefendible y aberrante extremo: el EROSTRATISMO como medida ejecutiva, lo que no sólo resulta aberrante per se, sino, por encima de todo, absolutamente intolerable en tanto que cercena el libre y gratuito acceso a la cultura que, como es bien sabido, resulta un derecho humano protegido por inviolable ley en toda sociedad con pretensión de elevación espiritual.

Resulta inconcebible que a fecha de hoy, 28 de abril de 2008, y con mi fresco TODO ES "FELICIDÁ" ya definitivamente destruido, ni la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, ni la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, ni la directora general de Patrimonio de la Comunidad de Madrid, Paloma Sobrini, ni la concejala de Cultura del Ayto. de Madrid, Celia Mayer, se hayan dignado a dirigirse a servidor sobre este luctuoso particular a través de procedimiento verbal o escrito alguno, ni delegado en cualquiera de sus compañeros del ejecutivo de sus respectivos organigramas de gobierno para tal extremo, ni que tampoco hayan considerado estas damas la emisión de una declaración oficial pública a este respecto. Esto significa que mi fresco TODO ES "FELICIDÁ" ya ha sido devastado y el ostracismo es el único que conoce las estrictas lindes del porqué.

No obstante todo el exordio pretérito, los gestores públicos podrán destruir las obras que los artistas constantemente creamos con intención de belleza ética pero, sin embargo, nunca podrán borrar, tachar, agredir, insultar, demoler o arrasar a las que están por venir.

De modo que: BIENVENIDO PORVENIR.

Gestaré y alumbraré una nueva obra pública matritense semejante a la recién demolida en inmueble de relevancia histórica idéntica a la del hoy damnificado -siglo XIX o precedentes-, que retorne a la ciudad de Madrid al foco del interés internacional artístico, económico, empresarial y turístico, como ya logró TODO ES "FELICIDÁ" en el octenio en el que estuvo en pie (2008-2016), siendo loada por expertos artísticos, empresariales, económicos y turísticos de los cinco continentes, y glosada en multitud de publicaciones en decenas de idiomas internacionales.

Para ello, me ofrezco al Ayuntamiento de Madrid en este sentido, y animo a mecenas, promotores y proponedores privados de arte público a contactarme para ello.

Razón,
A
Q
U
í
(o en cualquiera de mis páginas oficiales).

Hoy, más que nunca, TODO ES "FELICIDÁ".

Fdo.: Jack Babiloni".

 
 Copyright fotos:
Pablo Echávarri y Jack Babiloni

Jack Babiloni diserta acerca de la ICONOCLASIA INSTITUCIONALIZADA (la destrucción del Arte por parte de los gestores públicos)


En este enlace, el artista Jack Babiloni diserta radiofónicamente (dentro del estupendo programa ¡CÓMO ESTÁ EL PATIO!) acerca de la destrucción -por parte del Ayuntamiento de Madrid y la anuencia de la Dirección General de Patrimonio de la Comunidad de Madrid- de los 1000 m2 de su gigantesca obra pública TODO ES FELICIDÁ (2008), unánimemente loada desde el citado año por expertos artísticos mundiales y autoridades turísticas, empresariales y económicas de los cinco continentes, y glosada por publicaciones terráqueas en decenas de idiomas planetarios.

#PerspectivaBabilónica
#JackBabiloni
#TodoEsFelicidá

Declaración oficial de Jack Babiloni acerca de la destrucción de su obra TODO ES FELICIDÁ (2008), por parte del Ayuntamiento de Madrid y la inactiva anuencia de la Dirección Gral. de Patrimonio de la Comunidad de Madrid



Con fecha del próximo pretérito 18 de abril de 2016, -y tras 8 años de inconcebible persecución política hacia mi obra plástica-, el Ayuntamiento de Madrid dirigido por Manuela Carmena, con la anuencia de la Dirección Gral. de Patrimonio de la Comunidad de Madrid del equipo presidido por Cristina Cifuentes, comenzaron a destruir mi obra TODO ES FELICIDÁ (2008), unánimemente aplaudida desde el citado año por autoridades y expertos artísticos, empresariales, económicos, turísticos y patrimoniales de los cinco continentes, y glosada y loada por publicaciones planetarias en decenas de idiomas del mundo.

A partir de esta fecha Jack Babiloni se ofrece para gestar, alumbrar y crear otros 1000 metros cuadrados de obra pública -en Madrid o en cualquier ciudad mundial-.

Por cada destrucción, un renacimiento. Es la historia del Arte.

Mecenas y promotores proartísticos, contáctenme a través de cualquiera de mis páginas oficiales.

Podrán demoler mis obras pretéritas, pero mis obras por venir siguen intactas.

Bienvenido PORVENIR, pues.

Hoy, más que nunca, TODO ES FELICIDÁ.

{ Muchas gracias a cada uno de los firmantes planetarios que han mostrado exquisita sensibilidad en este extremo a través de esta petición en Change.org, dedicando 7 segundos de su vida a denunciar -con su firma- la intolerable conclusión de que los gestores públicos consideren que la destrucción del Arte resulta extremo defendible en cualquier país con mínimas coordenadas éticas. La iconoclasia institucionalizada no sólo es síntoma de sociedades involucionadas, sino que -de ahí en más- representa un atentado a la más alta obligación humana: la creación de belleza ética }.

Salud para todos.

Jack Babiloni.
Pablo Echávarri y Jack Babiloni

"Perspectiva Babilónica": Charlas radiofónicas del artista internacional Jack Babiloni: Simon Rodia y las "Watts Towers"

El artista internacional Jack Babiloni comienza un nuevo proyecto profesional, semejante a otros acometidos por él desde 1991.

Una vez por semana dará una charla radiofónica acerca de arte, cultura y civilización dentro del estupendo programa "¡Cómo está el patio!", emitido por Universidad Politécnica de Valencia Radio, Radio Manises, Radio Burjassot y Radio Mislata (España).

Jack Babiloni ha titulado su sección con el siguiente epígrafe: "Perspectiva Babilónica".

La segunda entrega versa sobre el artista Simon Rodia, y su obra maestra: Las "Watts Towers".

Puedes escucharla en línea o descargártela, aquí.

**************************************************************
Haz llegar a Jack Babiloni dudas, sugerencias o curiosidades que desees ver satisfechas alrededor del arte o la cultura, y el artista las contestará con muchísimo gusto en su sección semanal "PERSPECTIVA BABILÓNICA", dentro del excelente programa radiofónico "¡Cómo está el patio!"

También puedes hacérselas llegar, si lo deseas, a través de su Twitter oficial: @jackbabiloni


Además, en el portal IVOOX puedes escuchar los archivos de audio de sus intervenciones hasta la fecha en dicho programa (búsquedas: "Jack Babiloni" o "Perspectiva Babilónica").